Trabajando en un proyecto

Preguntas frecuentes

¿Qué es el Ajuste Quiropráctico?

El Ajuste Quiropráctico es la herramienta principal de la que se sirve el profesional quiropráctico para realizar las correcciones articulares. Se trata de un impulso manual de alta velocidad, corto recorrido, específico e indoloro, que busca devolver a la articulación su correcto funcionamiento.

El ajuste quiropráctico se aplica principalmente sobre las articulaciones de la columna vertebral, formadas por dos vértebras que se mueven una sobre la otra. Cuando estas articulaciones no funcionan correctamente, en quiropráctica lo llamamos Subluxación Vertebral.

Te animo a que sigas leyendo para entender este concepto completamente.

¿Qué es la Subluxación Vertebral?

Hablamos de Subluxación Vertebral cuando una vértebra no funciona correctamente, es decir, sus articulaciones no se mueven adecuadamente, por lo que esta no es capaz de adaptarse a los movimientos que realiza el cuerpo. Vamos a separarlo según las estructuras y sistemas que se ven implicados para facilitar su comprensión:

Articular: Las articulaciones están diseñadas para moverse. Cuando esto no ocurre vamos perdiendo capacidad de movimiento y la articulación se queda cada vez más rígida.

Debido a la falta de movimiento aumenta el estrés que sufre la articulación, que se inflama y duele. Además, las articulaciones no tienen vasos que les lleven nutrientes, por lo que dependen del movimiento para que el líquido nutritivo entre en la superficie articular. Cuando ocurre lo comentado anteriormente, la articulación y el cartílago envejecen más rápido.

 

Muscular: Los músculos y las articulaciones trabajan estrechamente. Los músculos se unen a los huesos para que, cuando se contraen o se estiran, se genere movimiento. Los músculos y articulaciones en nuestro cuerpo son más o menos simétricos, por lo que a grandes rasgos podríamos decir que tenemos lo mismo a ambos lados. Y en casi todos los casos, para cada movimiento de un músculo, hay otro que hace el movimiento contrario. 

Todos los músculos mantienen cierta contracción que llamamos “tono muscular”. Cuando una articulación (formada por dos huesos) se bloquea, por mucho que tiren los músculos no conseguirán moverla. Si además, la posición de los huesos no es la posición de reposo, eso provocará que uno quede acortado (contraído) y otro estirado (inhibido). Esto generará contracturas, fatiga muscular o pérdidas de fuerza, entre otros.

 

Propiocepción: La propiocepción forma parte del Sistema Nervioso.

Se encarga de informar al organismo de la posición de los músculos y

articulaciones, nos permite saber la posición relativa de las distintas

partes del cuerpo de forma inconsciente. De este modo regula los

movimientos, permitiendo reacciones y respuestas automáticas,

generando un esquema corporal que nos facilita nuestra relación con el

espacio que nos rodea, y permitiendo al cuerpo planificar los

movimientos de antemano. Cuando la vértebra está bloqueada, y por tanto no genera información propioceptiva, todo lo anterior se ve afectado. ¡Mira la oreja del gato en el vídeo!


Neurológico: El cuerpo de cada vértebra permite la salida y entrada de las raíces nerviosas.

Los nervios llevan información a un músculo para que se contraiga, o a la piel para que sintamos una caricia, un golpe, o una quemadura. Pero eso solo es una pequeña parte. Los nervios (Sistema Nervioso Periférico) son “los cables que llevan la información del ordenador central (Sistema Nervioso Central) al resto del cuerpo”, e indican a los órganos cómo y cuándo funcionar.

En la subluxación vertebral, este flujo de información se ve afectado. Cuando lo que se ve afectado es un nervio como el ciático, por ejemplo, sentimos ese calambre que baja por la pierna tan fácil de reconocer. Pero, ¿qué pasa cuando el nervio afectado va hacia un órgano? En esos casos, el órgano, que recibe información de múltiples nervios, tendrá una estimulación/información incompleta, y se verá afectada su función. En este sentido, dependiendo de los niveles que se vean afectados, repercutirá de una forma u otra.

¿Duele recibir el ajuste quiropráctico?

La respuesta es un rotundo NO. Del mismo modo que una persona no siente dolor cuando “cruje” una articulación de un dedo o la muñeca de forma espontánea ante un movimiento, los ajustes quiroprácticos no duelen.

¿Es normal el sonido al recibir el ajuste quiropráctico?

El sonido al recibir el ajuste quiropráctico es normal e inocuo. Lo genera

la articulación entre las vértebras al liberarse de la subluxación. Aunque

es frecuente que ocurra, no aparece en todos los pacientes ya que

depende del estado de la articulación, la tensión de los músculos que

la rodean, etcétera. No es necesario el sonido para que la corrección

de la subluxación vertebral sea efectiva.

En el vídeo se observa una Resonancia Nuclear Magnética (RNM) de

un dedo mientras se produce la cavitación dentro de la articulación.

¿Es seguro el ajuste quiropráctico?

El ajuste quiropráctico es muy seguro siempre y cuándo sea realizado por un profesional debidamente cualificado. La profesión quiropráctica está reconocida como una de las profesiones más seguras y eficaces en el abordaje de los problemas del sistema músculo-esquelético, especialmente en los problemas de columna, que afectan en gran medida a la calidad de vida de las personas. El quiropráctico es un profesional capaz de valorar cada caso de forma individual para determinar de qué manera le puede ayudar, o si es necesario, derivarlo a otro profesional en caso de considerarlo oportuno. En países de todo el mundo, como Francia, Inglaterra, Italia, EEUU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda o Suiza, la profesión quiropráctica está integrada en los sistemas de atención sanitaria de primer orden, siendo la tercera profesión en el mundo que más pacientes atiende al año según la Organización Mundial de la Salud.

¿Es compatible con otros tratamientos, rehabilitación o medicación?

La quiropráctica es compatible con cualquier tipo de medicación, rehabilitación y tratamiento.

El profesional evaluará cómo proceder en cada caso y cuál será la mejor forma de abordar su problema. Si el quiropráctico lo considera oportuno, le derivará al profesional más indicado para su caso.

¿Puedo ir al quiropráctico si he recibido cirugía en la columna vertebral?

Si, puede acudir al quiropráctico si ha recibido cirugía en la columna vertebral.

El quiropráctico valorará cuál es la mejor forma de proceder según el tipo de intervención que haya recibido y le explicará qué va a hacer para que usted entienda en todo momento cómo y porqué va a proceder de esa manera.

Si tengo osteoporosis / osteopenia, ¿puedo ir al quiropráctico?

Sin duda puede acudir al quiropráctico si tiene problemas de densidad ósea. El ajuste quiropráctico requiere más técnica que fuerza. A pesar de ello, el profesional quiropráctico decidirá cuál es la mejor técnica para corregir su problema, ya que el ajuste es solo una de las distintas herramientas de las que dispone el quiropráctico para abordar los problemas de la columna vertebral.

¿Con qué frecuencia tengo que ir al quiropráctico?

Esto dependerá de la edad, la forma física, los hábitos de vida, el tipo de trabajo que desempeña, el ejercicio que realiza, el estado de la columna vertebral, el motivo por el que acude al quiropráctico, etcétera. Cada persona es distinta, al igual que los problemas que presenta, por lo que también lo es la frecuencia de visitas. Aunque es habitual que el quiropráctico le recomiende venir de forma más seguida inicialmente e ir espaciando las citas según vaya mejorando.

¿Cuánto tiempo tardaré en notar los efectos?

Es habitual que la mejoría se note desde la primera visita, pero como comentábamos en el apartado anterior, dependerá mucho de la persona, sus circunstancias y el problema que presente.

¿Cuál es la diferencia entre quiropráctica, fisioterapia y osteopatía?

Las diferencias son varias, desde el nivel de estudios hasta la forma de trabajar o la forma de abordar los distintos problemas del cuerpo.

El quiropráctico es un especialista en la columna vertebral y su relación con el Sistema Nervioso, y como los trastornos en dichas partes afectan al resto del cuerpo. Aunque no se limita sólo a esto, esa es nuestra especialidad. La mayoría de nuestro trabajo se realiza de forma manual mediante los Ajustes Quiroprácticos (puedes ver qué son al principio de esta página).

Puede ver la formación de un quiropráctico AQUÍ.

 

La fisioterapia es una profesión muy establecida en España, con una formación universitaria de grado, la cual les habilita para el tratamiento de patologías de todo el cuerpo para lo que utilizan técnicas manuales y diferente instrumentación para este objetivo, como electroterapia, entre otros. Es habitual (aunque no imprescindible) que el fisioterapeuta realice formación de postgrado para profundizar en áreas en las que esté especialmente interesado.

  

La osteopatía tiene algunos puntos en común con la quiropráctica, aunque también otros bien diferenciados. Al igual que podríamos decir sobre la fisioterapia, la osteopatía no está tan enfocada en una parte del cuerpo como la quiropráctica con la columna vertebral y el Sistema Nervioso. Su enfoque se basa de forma general en la relación cráneo-sacro, la fascia, movilizaciones y manipulaciones musculares, articulares y viscerales, dando especial importancia al Sistema Circulatorio.